castellon

TRADUCTOR EN CASTELLÓN

Si necesitas una traducción jurada en Castellón y su provincia, confía en nuestra amplia experiencia y profesionalidad.

Somos un equipo de traductores jurados reconocidos por el Ministerio de Exterior, que siempre traducimos a nuestra lengua materna, para ofrecer una traducción impecable. Trabajamos sin intermediarios, para ofrecer el mejor servicio de traducción jurada, al mejor precio.

Proporcionamos traducciones juradas y no en los principales idiomas oficiales que se hablan en el Mundo. Ofrecemos Traducciones Juradas en Castellón, entre otros, en los siguientes idiomas: inglés, italiano, francés, portugués, rumano, alemán.

Haciendo clic aquí abajo descubrirá las traducciones juradas en Castellón más solicitadas.
Para cualquier solicitud que no sea la que se enumera aquí, contáctenos y estaremos encantados de asesorarle
mensajes por Whatsapp o correo electronico

Envíenos los documentos (también por Whatsapp)

 

entrega a domicilio

Entrega gratuita de su traducción!

 

Traducción jurada en Castellón

 

La actual ciudad de Castellón de la Plana nace en 1251, gracias a un documento otorgado por el rey Jaime I de Aragón que permitió trasladar la villa a la llanura que rodeaba el Cerro de la Magdalena, que ha estado habitado permanentemente desde el neolítico.

Castellón cuenta con una población de unos 170 000 habitantes y un área metropolitana que ronda los 300 000 habitantes siendo la cuarta ciudad de la Comunidad Valenciana por número de habitantes, distribuidos en dos núcleos urbanos y diversos grupos de población diseminados en los 107,50 km² de extensión de su término municipal.

Hasta el año 1252, sus habitantes vivían en el Cerro de la Magdalena, trasladándose a la Plana ese mismo año gracias al permiso otorgado por el rey Jaime I de Aragón el año anterior​ 1251, fecha de la fundación de la ciudad, evento que aún se recuerda con la celebración de las Fiestas de la Magdalena.

Desde su designación como capital de la provincia, la ciudad ha ido evolucionando, pasando de ser una población agrícola a una ciudad industrial y de servicios, gracias a la posterior instalación de diversas instituciones políticas, judiciales, económicas, culturales y sociales que han ayudado a la prosperidad de la ciudad.

En cuanto a la etimología del nombre, parece que hay pocas dudas, más allá de “toda duda razonable” sobre la evolución a partir de la forma Castrum, a la cual se añade el sufijo diminutivo –ellum (Castellum), y a esta palabra, el sufijo –ione, que da como resultado Castellione, al igual que en todas las lenguas románicas.

 

Quiero preguntar

Debes estar conectado para publicar un comentario